Carta de Susana la madre de Aaron que publicamos tal como ella la ha escrito:

DOLOR

Y justo cuando pensaba que ya no podía más... cuando mi alma estaba tan rota y dolorida que me dolía hasta respirar... vuelta a empezar.

Vuelta a los hospitales, a ver a mi hijo inmovilizado a esa cama con correas, vuelta a escucharle gritar pidiendo que le suelten, que se va a portar bien.

Vuelta a tener que discutir con el personal hospitalario por la falta de empatía y sensibilidad ante un niño. Porque Aarón es un niño. Con la mente de un niño, prisionero en un cuerpo de adolescente. El no puede controlarse. Quiere portarse bien, pero no puede controlar sus impulsos. No controla sus emociones. TIENE AUTISMO.

Justo cuando pensaba que no podía más... me doy cuenta que mi batalla, nuestra batalla, no ha hecho más que empezar.

A partir de ahora voy a poner hasta la última gota de mis energías en luchar en cuerpo y alma por conseguir que mi hijo y todos los que vendrán, tengan la atención y los cuidados que necesitan.

Necesitamos segundo diagnóstico YA!!! Ya no confío en la unidad de Valladolid. Mi hijo merece ser valorado y diagnosticado en un lugar especializado en Autismo. Y después del diagnóstico, ser internado en un centro donde sean expertos en su trastorno. Un lugar donde estén formados, preparados, habilitados para poder prestar atención, cuidados y educación a chicos complicados como mi hijo. Donde no peligre su integridad ni la de los demás. Donde le puedan proporcionar las terapias que tanto necesita.

El dolor me hace fuerte... PARA LUCHAR POR TI, HIJO MÍO....